Make your own free website on Tripod.com

PARROQUIA INMACULADO CORAZON DE MARIA

Home | Párroco | Servicios Pastorales | Avisos | Catequesis | Fotos | Oraciones | Arquidiocesis | Contactarnos | Enlaces | Mapa | Colegio

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Muéstrale al niño el camino
que debe seguir, y se mantendrá
en él aun en la vejez."
~ Proverbios: 22:6 ~

SEMBRANDO LA SEMILLA
Dios en su infinita bondad nos colma a cada uno de nosotros con sus dones, con la expectativa que se desarrollen y se utilicen con el fin de engrandecerlos y compartirlos con nuestra comunidad y el mundo para mostrarle al Señor nuestro sumo agradecimiento. Describimos la palabra "stewardship"  (Corresponsabilidad) de esta manera: compartiendo los dones de Dios.

LOS NIÑOS
Así como se trabaja la milpa, cultivando, deshojando, regando, así también criamos a nuestras familias, educando a los hijos para dar gracias a Dios, compartir con sus hermanos y sus vecinos. Así como la plantita de maíz crece y se distingue, así el niño reconoce sus propios talentos y los desarrolla según su capacidad.

LOS JOVENES
Los jóvenes están llenos de energía y capacidad para conquistar el mundo. Así como el jardinero escarba los surcos para mejor dirigir el agua que da vida a la planta, así es necesario que los padres de familia y tutores vigilen y guíen los jóvenes para que ellos descubran e utilicen sus propios dones y talentos. Los jóvenes bien dirigidos seguirán la llamada del Espíritu Santo en forma de servicios a su hogar, la comunidad y su iglesia.

LOS ADULTOS
El adulto en su madurez o ya jubilado tiene varias oportunidades de servir a su comunidad. En su empleo reconoce que sus prójimos son hijos e hijas de Dios y que todos colaboran por el bien de sí mismos y los demás. También es tiempo para reevaluar el talento y las habilidades para escoger un ministerio que mejor sirva a la comunidad cristiana. El adulto es un buen servidor cuando asiste activamente en las fiestas y liturgias. En su servicio a la iglesia el adulto es un modelo para la juventud.

LOS ANCIANOS
Los ancianos e incapacitados son buenos servidores cuando rezan sus rosarios diariamente por las necesidades y el bien de su comunidad. La interacción entre los jóvenes y los ancianos es saludable físicamente y espiritualmente para ambos. El cariño y el respeto que mostramos a nuestros ancianos sirve para aliviar la soledad y tristeza que frecuentemente los aflige. En gratitud el anciano comparte su gran fe y amor a Dios con sus familiares, reconociendo que Dios es amor perfecto y cumple con su promesa de eterna salvación.

El compartir de nuestro tiempo, talento y tesoro retoña en cualquier época de nuestras vidas cuando reconocemos con suma gratitud que el Señor es la fuente de todos los dones.